Logotipo AELFA

EXPOSICIÓN DE FONDOS BIBLIOGRÁFICOS

Con motivo del XXXI Congreso Internacional de AELFA-IF en Granada y de forma paralela, se celebró una exposición para dar a conocer los fondos bibliográficos de la Universidad de Granada sobre temas que atañen y puedan interesar a la Logopedia. Dicha exposición, que contó como comisarias con Elvira Mendoza y Elena Planells, tuvo lugar en la emblemática Biblioteca General de la Universidad de Granada, ubicada en la planta noble del Hospital Real, actual sede del Rectorado de la Universidad y reconocido como joya arquitectónica con improntas góticas, mudéjares y renacentistas.

Además y para cualquier persona interesada, puede descargarse todo el catálogo de fondos en formato digital desde el siguiente enlace.

Descargar catálogo de fondos

La idea, propuesta inicialmente por la Rectora de la Universidad de Granada, Dª Pilar Aranda, fue un reto muy atractivo; haciendo memoria de los congresos precedentes de AELFA-IF, en ninguno se ha llevado a cabo un acontecimiento similar, a la vez que brindó a los interesados la posibilidad de conocer y disfrutar de uno de los edificios más bellos de la ciudad de Granada.

Después de resolver algunos problemas técnicos iniciales, comenzó el trabajo en la búsqueda del material bibliográfico de interés para la Logopedia dentro de los valiosísimos fondos con los que cuenta la institución. Búsqueda y más búsqueda en las bases de datos, introduciendo todas las palabras clave usuales y menos usuales en la disciplina, hasta seleccionar la colección que los congresistas e interesados podrán contemplar. Ha supuesto un reto, pero a la vez uno de los aprendizajes más sólidos que cualquier investigador, docente o profesional puede adquirir.

Tras esta fase inicial vino algo todavía mejor, trasladar el centro de trabajo a la propia biblioteca, lugar que tan solo pasar el umbral transporta a un mundo de sabios, de místicos y casi de ángeles. Abrir un libro escrito varios siglos atrás es un placer para todos los sentidos que solo capta quien lo vive: su olor, su tacto, la visión de hojas a veces enmohecidas por el paso de los años, el sonido de pasar hojas y más hojas y, por qué no, el miedo a poderlo lastimar, constituyen unas acciones que van más allá del enriquecimiento científico y cultural. También, de paso, se tuvo que desbarbar las hojas de algún libro, lo que indica que su consulta ha sido, como mucho, escasa.

La sorpresa fue aún mayor cuando se encontró una cantidad de obras de interés muy superior a nuestros cálculos y expectativas. Muy bien dijo Gutiérrez Zuloaga (1997) que “la historia de la Logopedia puede resultar larga si buscamos sus raíces profundas y corta si pensamos en la autonomía de esta disciplina” (pg. 9). Se ha intentado indagar en esas raíces y seleccionar una muestra de lo que se ha trabajado en el campo del lenguaje, sus trastornos y su intervención.

La obra más antigua que se ha localizado data del Siglo XVII: “Reducción de las letras y arte para enseñar a hablar a los mudos”, escrita por Juan Pablo Bonet en 1620. De gran interés su abecedario demostrativo, que posteriormente se conocería como dactilología. El legado de este notable lingüista ha pasado a la historia, principalmente por su trabajo en el campo de la sordera y de la educación de sordos.

Históricamente, la sordera y la educación de mudos o sordomudos ha sido el tema sobre el que más tinta se ha vertido y de esta forma queda reflejado en el fondo bibliográfico de la Universidad de Granada, tanto desde la vertiente oralista como la de la comunicación mímica, gestual y signada. No obstante, ha aparecido documentación sobre tartamudos, trastornos del lenguaje en niños y en adultos, así como bastante documentación sobre la voz, su cuidado y sus alteraciones. Estudios de fonética, de sintaxis, de psicología del lenguaje, de educación, de neurología y de audiología contribuyen también con gran fuerza a esta panorámica histórico-bibliográfica de la Logopedia. Se cuenta, además con una larga serie de discursos y conferencias magistrales (Aguilera Garrido, Francisco Silvela, Alcalá Galiano, José Lambrea, por solo citar algunas).

En esta andadura también han aparecido muchas curiosidades, como nuestro sabio refranero sobre la voz y el canto, la ventriloquía, la voz de los eunucos y, por qué no, nos hemos reído un poco con las “patologías” del lenguaje médico comentadas por D. Pedro Laín Entralgo.

Los fondos que se expusieron proceden en su mayoría de la Biblioteca General, aunque se completa con obras ubicadas en otros centros y facultades: Medicina, Derecho, Letras, Psicología, Educación y Farmacia.

Desde la organización queremos manifestar nuestro agradecimiento a Pilar Aranda, nuestra Rectora, a M. José Ariza, a Inés del Álamo, a Antonio Ruiz, a Antonio Sierra, a Antonia Colino y demás trabajadores y trabajadoras de la biblioteca.

Tenemos, por último, que agradecer a Enrique Perelló su aportación a la exposición con la cesión de algunas de las obras de la biblioteca de su padre, Jorge Perelló. Sus aportaciones a la Logopedia y a AELFA también quedan patentes en esta demostración bibliográfica.